DIRECTOR DE SEGURIDAD

¿Qué es la pérdida desconocida?

Cuando hablamos de pérdida desconocida nos referimos a la diferencia entre las existencias teóricas y las existencias reales de una empresa. Mediante la realización de inventarios, la empresa puede detectarla y cuantificarla.

Tal como indica su nombre, el origen de este tipo de pérdida es desconocido, de manera que las empresas no saben dónde se ha producido. A pesar de ello, existen tres causas posibles: el hurto externo, el hurto interno y los errores administrativos que se derivan de fallos no intencionados de gestión,  como por ejemplo la anotación de venta con precios equivocados, errores en la recepción, falta de contabilización de mermas por caducidad, etc.

El cálculo de la diferencia de inventario indica la cuantía de la pérdida desconocida que ha sufrido la empresa, pero en ningún caso permite establecer qué parte de esa pérdida se debe al hurto externo, interno o errores de gestión.

Para aproximarse a esta información se recomienda llevar un registro de aquellos hechos que provocan pérdidas, o bien de las pruebas que demuestran que se ha producido uno de estos hechos. En esta línea, es relevante registrar cuestiones como intentos de hurto o robo que se han detectado, pruebas que demuestran que se ha producido el hecho, como dispositivos anti-hurto en el probador; y qué discrepancias se han puesto de manifiesto en el momento de la entrega o de la recepción

La pérdida desconocida supuso unas pérdidas económicas de 1.675M€ en España, según el estudio «La pérdida en la Gran Distribución en España 2015», elaborado por AECOC junto con EY. Si analizamos con detalle la incidencia de cada uno de los factores mencionados, el hurto externo es responsable del 62% de todos los casos de pérdida desconocida, mientras que el hurto interno alcanza el 21% y los errores administrativos el restante 16%. En cualquier caso, el origen de la pérdida es desconocida y las empresas estiman estas cifras en base a los registros de incidencias de los que disponen.

El perfil del hurtador es principalmente profesional. Así, un 50% de las empresas considera que el colectivo que más hurtos comete en sus establecimientos son bandas profesionales, y un 31% considera que son ladrones profesionales que actúan en solitario. Por lo tanto, podemos afirmar que el 81% de los hurtos es realizado por hurtadores profesionales.

El principal motivo por el que se llevan a cabo los hurtos, según un 88% de las empresas participantes en el estudio, es la reventa en mercados ilícitos. Así, la venta paralela es la que alimenta la existencia de colectivos que han hecho del hurto una forma de vida, al poder rentabilizar y convertir la mercancía hurtada en dinero.

Claves para prevenir la pérdida

La pérdida es un problema de toda la empresa.

La principal clave del éxito de las empresas que tienen un índice bajo de pérdida es que han conseguido una implicación de toda la compañía. Para ello, es necesario un compromiso por parte de la dirección de la empresa.

También es importante que el máximo responsable de la pérdida, es decir, la persona encargada de coordinar a todos los departamentos en la lucha contra la pérdida, sea miembro del comité de dirección o reporte a algún miembro del mismo.

Es recomendable crear grupos de trabajo o comités internos en las empresas, en los que perfiles de diferentes departamentos realicen un análisis periódico sobre los datos de la pérdida y propongan diferentes medidas.

De esta forma, se consigue una visión global y se cuenta con el punto de vista comercial, de la tienda, logística, sistemas de seguridad, etc.

La prevención de la pérdida es un reto constante en el que los máximos responsables deben combinar todas las herramientas tecnológicas y humanas que estén a su disposición, con el fin de reducirla de forma óptima.

El máximo responsable de prevenir la pérdida debe tener un elevado número de cualidades: saber cómo analizar datos, realizar mejoras de procesos y contar con conocimientos tecnológicos y legales. Además, debe conocer el funcionamiento de la organización y debe ser capaz de comunicar y convencer a las diferentes áreas de la empresa con el objetivo de reducir la pérdida.

Pero los responsables de seguridad no deben afrontar este reto en solitario.

La colaboración es una pieza clave: colaboración entre los departamentos de la empresa, colaboración con los socios comerciales, colaboración con las empresas proveedoras de tecnología y servicios, y por supuesto, colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Articulo extraido de   https://cuadernosdeseguridad.com/2016/11/la-perdida-desconocida/

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: